¿A qué te ayuda un ERP?

Todos conocemos las mejoras que existen de tener la información al día, disponible y sobre todo confiable. Información de este tipo nos permite tomar decisiones acertadas y oportunas acerca de nuestro negocio. Por mencionar algunos ejemplos:

  1. Al tener la información de inventarios confiable y oportuna hace posible hacer órdenes de compra o de fabricación más acertadas y así evitar el sobre inventariarse. De la misma manera si la empresa cuenta con almacenes foráneos será posible el tener información de los inventarios más al día y por lo tanto será la MATRIZ quien monitoreé sus inventarios y decida qué enviar y cuando, evitando así tener producto en un punto de venta que no se venda, y no tener en otro punto de venta lo que el mercado éste demande. Así mismo puedo programar mis entregas y envíos para maximizar las eficiencias de entrega y disminuir lo más posible los costos de fletes y traslado.

  2. Contar con información confiable y oportuna de Crédito y Cobranza así como de ventas nos permite mejorar el flujo de efectivo de la empresa. Tener información de CxC permite diseñar estrategias de cobranza, rutas de cobrador, mecanismos de recuperación de efectivo, cuotas de descuento por pronto pago, etc. Todo este tipo de controles se desencadenan de contar con quién, cuánto y cómo nos deben dinero. Así mismo la información de ventas al día permite bloquear clientes “no deseados” o con antecedentes de cobranza desde el mismo pedido, de esta manera reduciendo el desgaste de cobrar la cartera, y aumentando la eficiencia de nuestros cobradores, enfocándolos a clientes sanos, y así mismo monitoreando estos clientes sanos para que permanezcan así.

  3. Tener información confiable y oportuna de Proveedores, permite decidir a quién y cuánto comprarle dependiendo de sus plazos de crédito, comparando cuando necesito YO el producto con cuando me lo puede surtir mi proveedor, histórico de cumplimiento de entregas y devoluciones al proveedor, etc. Así mismo el tener la cartera de clientes y proveedores al día, permite definir un comparativo de CxC vs CxP y de esta manera una visión a largo plazo para cumplir con nuestros compromisos.

  4. Contar con información confiable y oportuna de ventas nos permite definir un programa de monitoreo y seguimiento de ventas que permitirá lograr el 100% de satisfacción de clientes, así como un mejor control de los prospectos de clientes. Será posible obtener información como el tiempo de cierre para una venta, quién atiende al cliente, cual ha sido el historial de seguimiento de ventas de ese cliente, etc…

    Sin embargo existe en el mercado el paradigma de que un sistema de información tipo ERP este fuera del alcance de la empresa pequeña o mediana, por cuestiones financieras o culturales, ya que requieren de un costo de implementación muy elevado, así como de un tiempo de implementación largo y costo, eso sin mencionar que muchas veces requieren una inversión similar en nuevo equipo de cómputo, licencias de Bases de Datos, etc. Como es el caso de varias empresas que duran más de 2 años en su implementación. Por otro lado existen retos culturales, los cuales exigen a la PYME una solución sencilla y sumamente flexible para adecuarse a las reglas tan cambiantes del mundo actual.

Sin embargo las tendencias del mercado en cuestión de ERP para pequeñas y medianas empresas son dos:

  1. Costos de licencias muy bajos o nulos.

  2. Devengar el costo de implantación en pequeños pagos para evitar dañar el flujo de efectivo de la empresa.

Así mismo se debe buscar una solución que permita el crecimiento de la empresa a largo plazo. La solución debe de cubrir las necesidades actuales de la empresa, y proveer las herramientas que permitan la adecuación del ERP KEPLER a futuras necesidades y cambios de mercado.

En KEPLER estamos conscientes de las “nuevas reglas” del mercado, y estamos seguros que contamos con una solución que cumple todas estas demandas del mercado, esto es, que conlleva una inversión “tolerable” con un tiempo de implementación razonable del ERP KEPLER, cuyos requerimientos iniciales de cómputo sean razonablemente bajos, pero que cuente con TODAS las herramientas para poder hacer frente a los cambios del mercado, con un software flexible y que permita a la empresa “acceder” a lo último en tecnología cuando éste logre la madurez tecnológica para hacerlo.