Dirigiendo tu empresa en tiempos de contingencia

Sin duda nos encontramos en un momento histórico, en especial a nivel empresarial. Ante el confinamiento de miles de millones de personas en el mundo, las empresas nos enfrentamos a un entorno diferente y desconocido. No ha existido en la historia reciente una situación similar, lo cual nos posiciona ante una crisis sin precedentes y a su vez ante una enorme oportunidad para crecer y desarrollar nuevos mercados.

Sin embargo, todo nuevo reto debe ser atendido con prudencia y con una estrategia clara de acción. Por lo que a continuación mencionamos algunas recomendaciones respecto a cómo dirigir y supervisar en el entorno actual.

  1. Cercanía y comunicación entre el Director General y el resto del equipo directivo.
  2. Manejar empresa con el estado de resultados y con el flujo de efectivo. Ambos son importantes para detectar fugas de dinero y oportunidades de ahorro.
  3. Revisión a detalle de los gastos de la empresa, en especial aquellos relacionados con la operación. Hay que detectar aquellos que no sean indispensables para la continua operación del negocio. Revisar también la estructura comercial, es momento de apostar por la automatización y la venta en línea.
  4. Revisar en el inventario que productos no se están moviendo y liquidarlos para convertirlos en flujo de efectivo. Un sencillo análisis de rotación por producto nos podrá brindar esta información.
  5. Identificar clientes clave y generar con ellos un forecast de consumo. Es importante cuidar a todos nuestros clientes, pero en especial aquellos que sean claves para sobrevivir el confinamiento. Estos clientes clave pueden estar integrados por un determinado sector (agroindustria, por ejemplo), en una región, en función de quienes son sus clientes, etc… Lo importante es detectar quienes son y que necesitan.
  6. Buscar negociar con clientes deudores, ante la contingencia es mejor renegociar deuda que dejar de surtir a los clientes.
  7. Renegociar pagos con proveedores. Esto es diferente a “detener pagos a proveedores”. Es importante negociar con cada proveedor el plazo y términos del pago. Hay que recordar que el entorno es el mismo para todos, por lo tanto, hay que ser solidarios.
  8. Balance entre el día a día y el largo plazo. Es importante recordar que la situación actual de emergencia terminara, por lo que es indispensable construir una nueva estrategia de largo plazo en función de una nueva normalidad al terminar el confinamiento. Al final de la contingencia habrá nuevos mercados y nuevos clientes desatendidos por aquellos competidores que no lograron sobrevivir.
  9. Derivado de la situación de emergencia muchos esquemas de negocio esta evolucionando y transformándose, lo que abre nuevas oportunidades en mercados antes no accesibles o incluso el desarrollo de nuevos mercados.
  10. Ante la situación de emergencia, lo importante NO es buscar reducir el riesgo sino gestionarlo. La situación actual es desconocida para todos por lo que es difícil planear a largo o mediano plazo, lo ideal es desarrollar mecanismos para monitorear ciertas variables de negocio en tiempo real y poder reaccionar de forma adecuada a los cambios.
  11. Es momento de fortalecer alianzas, tanto con proveedores como con el equipo interno. Todos estamos en el mismo bote.

Toda época de crisis trae oportunidades

Nuestras empresas deben de salir fortalecidas ante esta emergencia, siempre y cuando se apliquen las adecuadas medidas de control, y mediante una visión compartida con el resto del equipo empresarial, logrando así una mayor unidad y una nueva identidad alineada a la nueva estrategia de crecimiento una vez terminada la contingencia.

Enrique F. Duhne
KEPLER Matriz. Operaciones
T. 800 099 0499